Saltar al contenido

Plantas colgantes con flores durante todo el año: belleza constante

¿Por qué es interesante hablar de plantas colgantes con flor todo el año? Las plantas colgantes aportan un toque de frescura y naturalidad a cualquier espacio, ya sea en el interior de una casa o en el jardín. Su capacidad para llenar de vida y color un ambiente las convierte en una excelente opción para decorar y dar un aire de armonía a cualquier rincón. En este sentido, las plantas colgantes con flor todo el año son una alternativa perfecta para aquellos que desean disfrutar de su belleza ininterrumpidamente. Por ello, en este artículo me propongo a explorar algunas de estas hermosas variedades, con el fin de descubrir sus características y cómo cuidarlas adecuadamente.

Senecio rowleyanus o planta rosario

La Senecio rowleyanus, más conocida como planta rosario, es una planta suculenta colgante originaria de Sudáfrica. Sus hojas redondas y suculentas se asemejan a pequeñas perlas, lo que le confiere un aspecto encantador y delicado. Además, produce pequeñas flores blancas o rosadas que, si bien no son vistosas, añaden un toque de dulzura a su aspecto general. Esta planta es perfecta para adornar cestas colgantes o macetas en estantes altos, ya que sus tallos en cascada pueden llegar a medir hasta un metro de longitud.

Cuidados de la Senecio rowleyanus

La Senecio rowleyanus es una planta que requiere pocos cuidados, lo que la convierte en una excelente opción para aquellos que no disponen de mucho tiempo para dedicar al jardín. Prefiere los lugares luminosos, pero sin exposición directa al sol, y necesitará riegos esporádicos, ya que es una planta que almacena agua en sus hojas. Un sustrato bien drenado es esencial para prevenir el encharcamiento, ya que esto puede provocar la pudrición de las raíces.

Nephrolepis o helecho colgante

Los helechos son plantas clásicas que aportan un toque de frescura y elegancia a cualquier espacio. El Nephrolepis exaltata, conocido comúnmente como helecho espada, es una de las variedades más empleadas como planta colgante, gracias a su frondosidad y facilidad de cultivo. Esta planta, originaria de regiones tropicales, se caracteriza por sus largas hojas verdes que crecen en forma de roseta y cuelgan con gracia, creando un efecto decorativo inigualable.

Cuidados del Nephrolepis

Los helechos colgantes requieren un ambiente húmedo y una exposición indirecta a la luz. Por tanto, es fundamental pulverizar sus hojas con agua regularmente para mantener la humedad, especialmente si se encuentran en espacios interiores con calefacción. El riego debe ser frecuente, evitando en todo momento que el sustrato se seque por completo. En cuanto a la temperatura, estas plantas prefieren climas cálidos, por lo que es importante protegerlas de las corrientes de aire y las temperaturas extremas.

Tropaeolum majus o capuchina

La Tropaeolum majus, más conocida como capuchina, es una planta colgante de floración abundante y prolongada, lo que la convierte en una opción perfecta para quienes buscan plantas con flor todo el año. Sus flores presentan una amplia gama de colores, desde el amarillo hasta el rojo intenso, lo que añade un toque de vivacidad y alegría a cualquier espacio. Además, su follaje verde intenso y sus tallos colgantes la hacen ideal para cubrir muros, vallas y cestas colgantes.

Cuidados de la Tropaeolum majus

La capuchina es una planta resistente que se adapta a diferentes tipos de suelo, pero prefiere los sustratos ligeramente ácidos y bien drenados. Necesita una exposición soleada para florecer de manera óptima y su riego puede ser moderado, evitando el encharcamiento. Además, es una planta que no requiere de grandes cantidades de abono, por lo que su mantenimiento es sencillo y no demanda demasiado esfuerzo.

Petunia surfinia o petunia colgante

La Petunia surfinia es una variedad de petunia especialmente apreciada por su capacidad para colgar en macetas, cestas y balcones, lo que la convierte en una opción muy popular para decorar exteriores. Sus flores, de colores vibrantes como el violeta, el rosa o el blanco, se mantienen durante toda la temporada, ofreciendo un espectáculo de color inigualable. Su aspecto exuberante y su resistencia a la sequía la convierten en una planta muy valorada por jardineros y aficionados a la jardinería.

Cuidados de la Petunia surfinia

La Petunia surfinia prefiere los suelos fértiles y bien drenados, así como una exposición soleada para florecer en todo su esplendor. Necesita riegos regulares, evitando mojar las flores para prevenir la aparición de hongos, y un abonado mensual durante la temporada de crecimiento para garantizar una floración abundante. Es una planta que no requiere de podas frecuentes, pero es conveniente eliminar las flores marchitas para estimular la aparición de nuevas.

Verbena officinalis o verbena

La Verbena officinalis es una planta colgante que se caracteriza por sus inflorescencias de colores intensos que se mantienen durante prácticamente todo el año. Sus flores, que pueden ser de tonalidades que van desde el morado al blanco, atraen a mariposas y abejas, lo que la convierte en una planta ideal para fomentar la biodiversidad en el jardín. Su capacidad para cubrir espacios y su aspecto romántico la hacen perfecta para decorar pérgolas, arcos y vallas, añadiendo un toque de encanto al entorno.

Cuidados de la Verbena officinalis

La verbena prefiere los suelos fértiles, ligeros y bien drenados, y una exposición soleada para crecer de manera vigorosa. Necesita riegos regulares, especialmente en épocas de sequía, aunque es importante evitar el encharcamiento para prevenir enfermedades. Es una planta resistente que florece abundantemente sin necesidad de abonos excesivos, por lo que su mantenimiento es sencillo y su belleza perdura a lo largo de toda la temporada.

Fuchsia hybrida o fucsia

Las fucsias son plantas colgantes de gran belleza y elegancia, apreciadas por sus flores colgantes en forma de campana y su amplia variedad de colores. La Fuchsia hybrida, en particular, se destaca por su floración profusa y su capacidad para atraer a los colibríes, convirtiéndola en una planta especialmente valiosa para quienes desean atraer fauna al jardín. Sus tallos colgantes y frondosos la hacen perfecta para decorar balcones, terrazas y porches, donde aporta un toque de distinción y sofisticación.

Cuidados de la Fuchsia hybrida

Las fucsias necesitan suelos fértiles y bien drenados, así como una exposición semisombreada para protegerlas del sol directo, especialmente en las horas de más calor. Necesitan riegos regulares, asegurándose de mantener la humedad del sustrato, pero evitando el encharcamiento. Además, es importante realizar podas de formación para mantener su aspecto compacto y promover una floración abundante y prolongada.

Pelargonium peltatum o gitanilla

La gitanilla es una planta colgante muy apreciada por sus flores llamativas y su capacidad para cubrir grandes espacios con su follaje denso y colgante. Sus flores, que pueden ser de colores como el rojo, el rosa o el blanco, se mantienen durante toda la temporada, alegrando cualquier rincón donde se encuentre. Además, su resistencia a la sequía y su facilidad de cultivo la convierten en una planta perfecta para principiantes y para aquellos que buscan un toque de color duradero en su jardín.

Cuidados de la Pelargonium peltatum

La gitanilla prefiere los suelos ligeramente ácidos y bien drenados, así como una exposición soleada para florecer en todo su esplendor. Necesita riegos regulares, evitando mojar las flores y el follaje para prevenir enfermedades, y un abonado mensual durante la temporada de crecimiento para garantizar una floración abundante. Es una planta que resiste bien la sequía, pero agradece la pulverización de agua en el ambiente en climas calurosos y secos.

Chlorophytum comosum o cinta

La Chlorophytum comosum, más conocida como cinta o malamadre, es una planta colgante que se caracteriza por sus largas hojas verdes arqueadas, con listas blancas o amarillas, que cuelgan con elegancia, creando un efecto decorativo excepcional. Esta planta es perfecta para decorar estanterías altas, macetas colgantes o para cubrir espacios vacíos en el jardín, añadiendo un toque de frescura y vitalidad a cualquier entorno.

Cuidados de la Chlorophytum comosum

La cinta es una planta que se adapta a una amplia variedad de condiciones, desde semisombra hasta pleno sol, pero prefiere evitar la exposición directa a los rayos solares más intensos. Necesita riegos moderados, evitando el encharcamiento, y un sustrato bien drenado para prevenir la pudrición de las raíces. Además, es una

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *