Saltar al contenido

Cómo hacer jabón con aceite de girasol: una receta casera

Me gustaría hablar sobre cómo hacer jabón con aceite de girasol, ya que es una alternativa natural y sostenible para cuidar la piel y el medio ambiente. El aceite de girasol es conocido por sus propiedades hidratantes y suavizantes, por lo que es una excelente opción para elaborar jabones caseros. Además, es una forma de reutilizar el aceite de cocina usado, evitando que termine en la basura y contribuyendo a la reducción de residuos.

Beneficios del jabón casero con aceite de girasol

El jabón elaborado con aceite de girasol es suave y apto para todo tipo de pieles, incluso las más sensibles. Gracias a sus propiedades emolientes, ayuda a mantener la piel hidratada y protegida, evitando la resequedad y la irritación. Además, al no contener aditivos químicos, es una opción más respetuosa con el medio ambiente y puede resultar económica a largo plazo.

¿Cómo hacer jabón casero con aceite de girasol?

Ingredientes

Para elaborar jabón casero con aceite de girasol, necesitarás los siguientes ingredientes:

1. Aceite de girasol: 500 gramos de aceite de girasol, preferiblemente de primera presión en frío.

2. Hidróxido de sodio: 138 gramos, que es necesario para la saponificación del aceite.

3. Agua destilada: 300 gramos, que se utilizará para disolver el hidróxido de sodio.

4. Esencia o aceite esencial: opcional, para agregar aroma al jabón.

5. Colorante natural: opcional, para darle color al jabón.

Asegúrate de utilizar guantes, gafas de protección y mascarilla al manipular el hidróxido de sodio, ya que es una sustancia corrosiva.

Preparación

Paso 1: En un lugar bien ventilado y utilizando el equipo de protección necesario, vierte el agua en un recipiente de plástico resistente al calor.

Paso 2: Con mucho cuidado, añade el hidróxido de sodio al agua, removiendo con una cuchara de madera. Esta mezcla desprenderá calor y humos, por lo que es importante no inhalar los vapores y no salpicarla.

Paso 3: Deja enfriar la solución de hidróxido de sodio y agua mientras calientas el aceite de girasol en otro recipiente a fuego lento, sin que llegue a hervir. Debe alcanzar una temperatura de alrededor de 40-50°C.

Paso 4: Una vez que el aceite esté tibio, viértelo en un recipiente de plástico o acero inoxidable. A continuación, añade la mezcla de hidróxido de sodio y agua, removiendo con una batidora durante unos 20-30 minutos. La mezcla irá adquiriendo consistencia y se volverá más opaca.

Paso 5: Si decides agregar esencia o aceites esenciales y colorante, es el momento de hacerlo, antes de verter la mezcla en moldes de silicona para que se enfríe y solidifique.

Paso 6: Deja reposar el jabón en los moldes durante al menos 24 horas, preferiblemente en un lugar fresco y seco.

Paso 7: Pasado ese tiempo, desmolda el jabón y déjalo secar durante unas semanas, volteándolo cada pocos días para que se seque de manera uniforme.

¿Cómo hacer jabón casero sin sosa cáustica y con aloe vera?

Ingredientes

Si prefieres evitar el uso de sosa cáustica, puedes elaborar un jabón casero utilizando aloe vera. Los ingredientes que necesitarás son:

1. Aceite de coco: 200 gramos.

2. Aceite de oliva: 200 gramos.

3. Aloe vera: 200 gramos, que aportará hidratación y suavidad a la piel.

4. Hidróxido de sodio: 75 gramos.

5. Agua destilada: 175 gramos.

6. Esencia o aceite esencial: opcional, para darle fragancia al jabón.

Preparación

Paso 1: En un recipiente resistente al calor, vierte el agua destilada y añade con cuidado el hidróxido de sodio, removiendo con una cuchara de madera. Deja enfriar la solución mientras calientas los aceites de coco y oliva en otro recipiente, a una temperatura de alrededor de 40-50°C.

Paso 2: Tritura la pulpa de aloe vera y mézclala con los aceites calentados. Utiliza una batidora para obtener una mezcla homogénea.

Paso 3: Una vez que la mezcla de aceites esté tibia, vierte la solución de hidróxido de sodio y agua sobre ellos, removiendo con la batidora durante unos 20 minutos hasta que la mezcla alcance la traza.

Paso 4: Si deseas agregar fragancia, es el momento de incorporar la esencia o aceites esenciales. Vierte la mezcla en moldes y déjala reposar durante 24 horas antes de desmoldar.

Paso 5: Pasado ese tiempo, corta el jabón en las formas deseadas y déjalo secar y curar durante 4 semanas antes de usarlo.

Cómo hacer jabón casero con aceite usado

Ingredientes

Si tienes aceite de cocina usado que deseas reciclar, puedes utilizarlo para elaborar jabón casero. Los ingredientes que necesitarás son:

1. Aceite usado: la cantidad que desees reciclar, aunque necesitarás calcular la cantidad de hidróxido de sodio necesaria en función de la cantidad y calidad del aceite.

2. Hidróxido de sodio: calcula la cantidad necesaria utilizando una calculadora específica para jabones, teniendo en cuenta el índice de saponificación del aceite usado.

3. Agua destilada: la cantidad necesaria para disolver el hidróxido de sodio.

4. Esencia o aceite esencial: opcional, para darle aroma al jabón.

Preparación

Paso 1: Calcula la cantidad de hidróxido de sodio necesaria en función del índice de saponificación del aceite de cocina usado. A continuación, disuelve el hidróxido de sodio en el agua destilada, con precaución.

Paso 2: Calienta el aceite de cocina usado a fuego lento, revolviéndolo para que quede homogéneo. Una vez alcanzada la temperatura deseada, retíralo del fuego y déjalo templar.

Paso 3: Vierte la solución de hidróxido de sodio y agua sobre el aceite usado, removiendo constantemente con una batidora hasta que la mezcla alcance la traza.

Paso 4: Si deseas agregar fragancia, incorpora la esencia o aceites esenciales en este momento. Vierte la mezcla en moldes y déjala reposar durante 24 horas antes de desmoldar.

Paso 5: Una vez desmoldado, corta el jabón en las formas deseadas y déjalo secar durante 4 semanas antes de utilizarlo.

Cómo hacer jabón casero de avena sin sosa

Ingredientes y material

Para elaborar jabón casero de avena sin sosa, necesitarás los siguientes ingredientes y material:

1. Aceite de almendras: 200 gramos.

2. Aceite de coco: 150 gramos.

3. Manteca de karité: 150 gramos.

4. Harina de avena: 50 gramos, que aportará propiedades exfoliantes al jabón.

5. Agua destilada: 200 gramos.

6. Hidróxido de potasio: 90 gramos, que es un tipo de sosa menos agresiva que el hidróxido de sodio.

7. Batidora de mano o de varillas.

8. Moldes de silicona o madera.

Preparación

Paso 1: En un recipiente resistente al calor, vierte el agua destilada y añade el hidróxido de potasio, removiendo con una cuchara de madera. Deja la solución en un lugar seguro mientras calientas los aceites de almendras, coco y manteca de karité a fuego lento, hasta alcanzar una temperatura de alrededor de 40-50°C.

Paso 2: Mientras los aceites se calientan, tritura la harina de avena utilizando una batidora o molinillo. Una vez que los aceites estén tibios, añade la harina de avena a la mezcla y remueve bien.

Paso 3: Vierte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *